El porqué de...

                     Reportajes anteriores:

 

                    El Porqué de... Martes y 13

 

                    El porqué de… Las Aceitunas rellenas

 

                    La superstición de la mala suerte al romper un espejo

 

                    SUPERSTICIONES Y COSTUMBRES DE BODAS

 

 

  Hoy unos amigos me han entregado su invitación de bodas (divertidísima y original, por cierto), y ya que tenía que actualizar algunas secciones de Espacio Tarot, y he pensado en hablar hoy de las supersticiones relacionadas con las bodas, de las que hay más de las que podéis creer. Porque no sólo las cosas malas provienen de la superstición, sino miles de costumbres adquiridas a lo largo de los siglos y que creemos como lógicas y necesarias. Desentrañemos esas costumbres y supersticiones y significados.

 

 

- El novio nunca, bajo ninguna circunstancia, puede ver el vestido de la novia antes de la entrada a la iglesia o al juzgado. El sentido de esta superstición era doble: por un lado impedir que el novio sintiese deseo y desvirgase antes a la novia, y por el otro lado, el poder marcar diferencias entre las familias de los asistentes y poder demostrar de sorpresa un mayor poder económico.

 

- La novia nunca debería mirarse en el espejo una vez vestida y preparada (aunque eso puede ser difícil) , porque si su imagen se refleja en el espejo antes de estar verdaderamente casada, puede que los dioses pongan en duda su derecho. Así no se puede plantear lo guapa que es en comparación con el novio (muchas de las bodas eran pactadas sin consentimiento) o fantasear casarse con otro del que pueda sentir algo.

 

- La novia no puede lucir perlas ese día tan señalado, pues las perlas simbolizan lágrimas, por lo tanto malos augurios en el matrimonio, muchísimas desgracias y lágrimas.

 

- La novia debe llevar velo para protegerse del mal de ojo, del diablo y de los celos de las solteronas rivales que en otro tiempo quizás eran brujas. El velo permite ver la cara de la novia y disimula si no es muy guapa para que el novio no se eche atrás en el último momento.

 

- La novia debe llevar algo viejo, algo nuevo, algo prestado y algo del color azul. Lo viejo representa el pasado, lo nuevo el futuro, lo prestado el presente y el color azul la pureza. También hay otras supersticiones que dicen que debe llevar algo robado o regalado (pero no tengo constancias que lo relacionen culturalmente). Por supuesto el vestido siempre blanco, en representación de la pureza y la virginidad que, supuestamente tenían que tener las novias.

 

- El novio debe llevar bien derecha la corbata, porque si la lleva torcida es mala señal, concretamente de infidelidad durante la relación. Sencilla mala idea relacionada con la posibilidad de que el novio pueda mantener relaciones sexuales, en un descuido, con alguna de las mujeres presentes.

 

- En el fondo, el matrimonio no deja de ser una especie de ritual de apareamiento que prepara a la pareja para la noche nupcial y toda una vida de relaciones  sexuales, sino también como una preparación real y práctica para cambiar de la existencia solitaria a la existencia compartida. Por ello, el proceso culmina cuando el hombre toma la virginidad de la mujer. Por ello uno de los rituales que seguimos manteniendo es el de la colocación de los anillos en los dedos de las parejas (símbolo que precede a la penetración). Pero como eso quedaba bastante fuerte ante los ojos de la iglesia, cambian el significado y los anillos circulares se intercambiaban, entonces, como señal de fidelidad, pero también como símbolo de la confianza entre los dos miembros de la pareja. Un regalo de metal precioso ante la mirada de Dios.

 

- El beso de los novios al culminar la ceremonia de la boda tiene sus orígenes en los tiempos en que la pareja tenía que hacer el amor por primera vez delante de la mitad de su aldea. Para tener la absoluta seguridad de que consumaba el matrimonio por medio de la unión sexual y que no era un mero acuerdo entre los padres sin fundamento, varias personas tenían que ser testigos de ello, pues, de no ser así, el matrimonio no se consideraba consumado. El beso en la Iglesia es todo lo que nos queda actualmente. 

 

- En la tradición anglosajona el novio era acompañado a la ceremonia por una madrina (acompañada de un ejército de damas de honor). La misión de estas mujeres era encargarse de que el novio llegara al templo puntualmente, del mismo modo que los padrinos se encargaban de acompañar a la novia a la iglesia. Evidentemente, las celebraciones previas al matrimonio incluían altísimas dosis de alcohol (pocas diversiones habían entonces) y era menester vigilar la puntualidad. En los países nórdicos las bodas se celebraban de noche y los padrinos eran los encargados de dar luz con las antorchas que se colocaban sobre el altar. A estos padrinos se les denominaba también caballeros de la novia y su cometido era cuidar de la mujer que iba a contraer matrimonio.

 

- Antiguamente se solía arrojar trigo a la novia, como metáfora simbólica de fertilidad, para que produjera hijos de la misma manera que el trigo producía pan. Se cambió por el arroz cuando el trigo (u otros cereales) se mojaban en caso de lluvia o demasiada humedad.

 

- La tarta de boda tiene también una simbología sobre fertilidad y buena suerte, por eso debían comer todos los invitados. La costumbre ha pasado a ser una de las más comerciales.

 

- Antiguamente los padrinos peleaban por conseguir la liga de la novia y así la buena suerte que se atribuía al afortunado que conseguía el primer símbolo sexual de la novia. Las enormes borracheras que cogían algunos padrinos y el erotismo de la liga, daba lugar a cruentas peleas, que la Iglesia consideró contrarias a sus enseñanzas, por lo que decidió cambiarla y que la novia arrojara la guirnalda de flores (con la que se decoraba normalmente el pelo) para entregársela a aquella de sus damas que estuviese más cerca y que recibía así la buena suerte de la recién casada. De ahí al ramo, debido al cuidado del peinado que se da desde la época de Versalles.

 

- El novio ha de cruzar con su esposa en brazos la habitación, procurando que el primer pie que se apoye siempre sea el derecho. Probablemente se deba a que el novio quería que ella estuviese totalmente descansada para la señalada noche.

 

- El motivo de que al viaje de novios se le llame Luna de Miel es debido a que, durante el periodo de toda una luna después del matrimonio, todos los invitados, casados o no, bebían miel, gran afrodisiaco. No obstante, hay otra teoría que considero más certera y es que sólo los novios bebían hidromiel por su alto valor calórico y energético (e hidratante) y así podían dedicarse más tiempo al sexo sin perder tiempo ni para comer.

 

- No te cases nunca en martes y 13. Ya hablamos en una ocasión de este tema de manera muy extensa. Os aconsejo leer el artículo pinchando aquí.

 

- Hay que hacer ruido con las bocinas de los coches. El objetivo que se persigue con eso es el de espantar a los malos espíritus.

 

- El mes de mayo, aunque sea primaveral y florido, es el mes menos propicio para bodas. Desde la noche del 1 de mayo sucede la Noche de Walpurgis, una feroz batalla entre las fuerzas de la oscuridad y las de la luz. Es una noche dedicada a la brujería, a los rituales de magia negra y demás, por eso se dice que es malo para la fertilidad de la nueva pareja.

 

- Hay una costumbre muy extendida en ciertas comunidades de regalar huevos a Santa Clara para que la santa evite lluvia el día de la boda. Se dice que una boda pasada por agua hará que la novia llore muchísimo a lo largo de todo el matrimonio. Sin embargo, en algunas otras comunidades, se dice todo lo contrario "Novia mojada, novia afortunada". Elige la que más te guste (o convenga si cambia el tiempo el día de tu boda).

 

- Se dice que es mejor no casarse un día de Luna Nueva, ya que son las ideales para rituales de magia negra, que expondrán  a los novios a las maldiciones de las envidias. Sin embargo, casándose en Luna Llena tendrán una unión bendecida con suma fertilidad y abundancia (al igual que si se celebra un lunes, día de la Luna). Pero actualmente esto ha pasado de moda por cuestiones de necesidades, pues la mayor parte de las personas tienen obligaciones laborales, y si no ellos los invitados, por lo que la fecha de la boda se plantea de otra manera.

 

- Por último, decirte que, ante todo, de lo que debes ser consciente es de las obligaciones que conllevan el matrimonio. Plantéatelo antes de hacerlo, que aún estás a tiempo (es broma!).

[arriba]
Supersticiones nupciales, costumbres de boda
Búsqueda personalizada
Tarot telefonico de Olga San Román
Espacio Tarot | Tarot y Horoscopos Gratuitos
Espacio Tarot Menu
Cuadro de texto: SECCIONES
Cuadro de texto: SERVICIOS A PROFESIONALES