Consejo del mes

Consejos anteriores:

 

Consejos para hacer frente a las alergias

Consejos para disfrutar de la Semana Santa

Consejos para un San Valentín sin sustos

Consejos para comprar durante las Rebajas

Consejos para realizar las compras de Navidad

Gripes y Resfriados: Aprende a cuidarte de ellos

 

 

 

DIETAS DE VERANO: PREPARA TU CUERPO PARA VACACIONES

 

 

 Llegó el verano de forma fulgurante, casi sin avisar. En ciertas comunidades el aumento de temperatura ha sido de más de 10 grados en pocos días y subiendo. La entrada del calorcito es la que nos va avisando que en breve habrá que enfundarse en el bikini o el bañador, pero el aviso de este año nos ha pillado de sorpresa. Fuera la ropa de abrigo, saca del armario toda la ropa de manga corta, vete de compras, elige el bikini para el verano. Pero, ¿y los kilitos de más? Y ese michelincito al que no le hemos pillado cariño pero nos hemos acostumbrado a su presencia? Queremos mostrar cuerpos esbeltos para poder dorarlo al sol y aprovechar los beneficios demostrados de los rayos solares.

 

 Pero una dieta “urgente”, una dieta veraniega no es cosa de juego. No podemos iniciar y dejar dietas constantemente, no podemos perder peso para luego ganarlo. Es mejor iniciar una dieta “suave” que se pueda mantener durante todo el verano y que además sea saludable y adecuada para gran parte de la estación y las altas temperaturas que las sesiones maratonianas de no comer y probar las cuatrocientas veintisiete dietas “milagrosas” que nos han contado las diferentes personas con las que hemos comentado el tema. No eres la única persona en esa situación, pero no todo el mundo tiene la misma información ni la misma credulidad. Dejemos para el año que viene aquello de “el año que viene me portaré bien y esto no me pasará”.

 

 Como la Naturaleza es sabia, y el cuerpo humano una perfecta máquina sincronizada, nuestro propio cuerpo va a rechazar ciertos alimentos y a “pedir” otros. Hay alimentos que sirven para proporcionar energía inmediata al cuerpo, y la energía del cuerpo se realiza mediante una especie de combustión. Es por ello que los lípidos (grasas) suben la temperatura al poco de la ingesta por la cantidad de calorías. No solo pueden producir exceso de peso, colesterol y demás problemas por el exceso, sino que aumentarán la temperatura corporal. Imagínate un cocido, unos callos o una fabada a las tres de la tarde bajo la sombrilla en la playa. Podría ser bruta, ¿no?

 También deberíamos evitar al máximo los alimentos excitantes, pues aceleran el metabolismo, lo que también se realiza mediante esa combustión interna de la que hablábamos. Total, si estamos de vacaciones no necesitamos madrugar y podemos obviar el café, por ejemplo.

 

 La necesidad primordial para disfrutar del verano es sentirnos ligeros y frescos, pero con suficientes energías para realizar actividades (si nos apetece) o tumbarnos al sol (si no nos apetece hacer nada más). Por ello estamos en una estación idónea para hortalizas crudas (para refrescantes ensaladas) y frutas típicas de la estación. Tomates, calabacines, zanahorias, lechugas, nabos, pepinos, pimientos verdes, berenjenas o remolacha, apio, acelgas, rábanos puerros o escarola. El gazpacho es un fabuloso combinado natural que nos refrescará, mejorará el bronceado, nos saciará y su ajo hará que liberemos toxinas a través del sudor. Eso sin olvidarnos del fantástico aporte de vitaminas, nutrientes y líquidos que nos proporcionan las frutas (que también harán que nuestro bronceado sea mucho más bonito).

 

 Pero, ¿cómo conseguimos todas las calorías y energías que el cuerpo necesita? A través de hidratos de carbono, de combustión menos calurosa, no aportan grasas y, en la mayor parte de casos, regulará nuestro tránsito intestinal. Hablamos, por supuesto, sobre todo de los cereales: bulgur (trigo precocido al vapor y triturado), cous-cous, cebada (el cereal más refrescante, pero eso no significa que nos podamos atiborrar de cervezas, que también se hacen con cebada) , maíz, mijo… Todo bien cocidito será fantástico para nuestro organismo.

 

 No podemos obviar que son épocas en que la transpiración por el calor y la continua exposición de nuestra piel al sol, va a hacer, por un lado, que evaporemos mucho más líquido que en las otras estaciones, y que nuestra piel va a necesitar un extra para mantenerse firme por la acción solar. El sol es un buen aliado de la salud, pero en exceso es perjudicial. Y la mayor parte de las personas que desean dorarse al sol exceden con creces las horas de exposición en pos del color ansiado. Eso afecta sobre todo a la piel. ¿Quién no se ha quemado en alguna ocasión y se ha “pelado”? No es tan sólo por el exceso de sol, sino también por falta de hidratación de la piel. La falta de hidratación también nos puede llevar a un susto por insolaciones, desmayos, lipotimias y demás.

 

 Por ello debemos hidratarnos. Pero no sólo mediante ingesta de agua, porque muchas veces por pereza nos tragamos enormes sorbos para no tener que beber constantemente. Eso nos llena el estómago y en sí para poco vale. En caso de beber líquido hay que beberlo en pequeños sorbos, para que así pueda circular por todo el organismo, recogiendo toxinas para luego eliminarlas mediante la transpiración. Así también evitarás las temidas insolaciones y nutrirás mejor tu piel. Huye de los refrescos con gas, pues suelen contener un alto porcentaje de azúcar, que produce más sed. El alcohol tampoco es aconsejable, y deberías evitarlo ante todo en las horas de más exposición al sol y al calor (deja las sangrías y tintos de verano para otras horas, si es que no puedes evitarlo). Zumos de frutas naturales, té frío (sin azúcar) y agua deben estar a tu lado en la playa. Y a ser posible, compaginar el beber con comer alimentos muy ricos en agua, como frutas.

 

 Te recordamos que no somos médicos, ni especialistas, ni terapeutas, ni tenemos ninguna competencia en materias de salud, por lo que sólo aconsejamos ciertos patrones naturalmente y generalmente considerados como sanos. Nuestra misión sólo es informar, y no intentamos ir más allá. Te recomendamos que consultes con algún especialista, pues quizás para ti estos consejos lógicos y naturales puedan tener efectos nocivos para tu salud. No recomendamos ninguna dieta concreta porque para ello sería necesaria la visita a un especialista, pues las necesidades calóricas de cada persona pueden varias, así como su metabolismo. Nos preocupamos por tu salud y no queremos inducirte erróneamente a que pienses que podemos tener una razón absoluta en temas de salud.

 

 El equipo de Espacio Tarot te desea unas felices vacaciones…

 

 

[arriba]
script type="text/javascript"> var uri = 'http://impes.tradedoubler.com/imp?type(js)g(17290766)a(1419530)' + new String (Math.random()).substring (2, 11); document.write('');
Búsqueda personalizada
Vanesa Tarot | Tarot telefónicoTarot telefónico de Victoria
Espacio Tarot | Tarot y Horoscopos Gratuitos
Espacio Tarot Menu
Cuadro de texto: SECCIONES
Cuadro de texto: SERVICIOS A PROFESIONALES